Edouard Louis: “Mientras más dominante sea Ud., más protegido está de los efectos de la política”

Muy a propósito del debate electoral en Colombia, traduzco apartes de esta entrevista del diario L’Humanité (Maud Vergnol) con el escritor francés Edouard Louis. El hombre es conocido por su libro En finir avec Eddy Bellegueule, Acabar con Eddy Carabonita”, que relata su propia historia: un chico nacido en el proletariado, afeminado, que pese a la dosis de violencia que padece por ser un posible maricón logra destacar y llegar a integrar la prestigiosa Ecole Normale Supérieure y hacerse escritor. Ahora este hijo del lumpen proletariado publica un libro, Qui a tué mon père, “Quién mató a mi padre”.

edouard louis 2¿Cómo nació el texto Quién mató a mi padre?

Edouard Louis : “Mi libro es el fruto de un retorno. Volví a ver a mi padre después de años de estar separados, no porque tuviéramos algún conflicto, sino porque nuestras vidas habían tomado distintos caminos. Cuando abrí la puerta de su casa, hace algunos meses, vi su cuerpo en un estado que me insultó. Tiene 50 años, y su cuerpo está destruido, le cuesta trabajo caminar y respirar. No tiene ninguna enfermedad de esas de nombre impresionante. El estado de su cuerpo se debe simplemente a su lugar en el mundo, el que la vida le impuso. Cuando lo vi, pensé “Sarkozy, Macron, Chirac, El Khomri, Valls) [presidentes y ministros de la derecha de los últimos 15 años en Francia]. De inmediato vi la cara de sus asesinos. Cuando Xavier Bertrand [ministro de Chirac] anunció que no se reembolsaría determinadas medicinas, recuerdo de manera precisa la angustia que esto generó en nosotros. Mi padre estaba en cama, porque a los 35 años un accidente de trabajo en la fábrica le había destrozado la espalda. De repente, ya no podía pagar las medicinas que necesitaba Le proponían otras, pero menos eficaces. De la misma manera, cuando pasamos del RMI al RSA [dos tipos de subisdios sociales, el segundo más restringido], recuerdo la violencia que esto representó. Cuando empezó a estar mejor, lo enviaron de la pensión para discapacitados al RMI (subsidio). Tuvo que volver a trabajar, como barrendero. Lo acosaban. Le daban dos opciones: “O vuelve a trabajar, pero como Ud está enfermo, morirá » y « Si no regresa a trabajar, le quitamos los subsidios” y como estaba enfermo, moriría. La muerte o la muerte, esto es lo que le proponían. Como en la película de Ken Loach, Yo, Daniel Blake. Lo viví en mi carne. Veo de nuevo a mis padres hablar de ello frente al televisor. Cuando yo era niño, por esta razón, el cambio de gobierno era un momento de terror para nosotros. Así que para comprender el porqué del estado del cuerpo de mi padre, no era necesaria una pesquisa: yo conocía el nombre de los asesinos.

¿La política es, entonces, una cuestión de vida o de muerte?

Edouard Louis : Crecí en un medio popular, lo que Marx llama el “lumpen proletariado”, porque mi padre perdió su trabajo a los 35 años después de ese accidente, y durante mi infancia, los obreros o la tendera del pueblo eran para nosotros personas privilegiadas. Nuestra visión del mundo estaba totalmente sesgada. Sobrevivimos con las ayudas sociales. Entonces, cuando llegué a París, me di cuenta de que la capacidad que tiene la política en destruir un cuerpo no funcionaba en la burguesía, y menos en la que yo me cruzaba en la universidad o en la Escuela Normal Superior. Mientras más dominante sea Ud., más protegido está de los efectos de la política. Tome el ejemplo de los 5 euros de recorte del APL [subsidio de vivienda que Macron ha recortado], por ejemplo, que Macron justifica con tanto desprecio. En mi caso, quería decir comer dos días menos : cuatro paquetes de pasta en el almacén LIDL y dos frascos de salsa de tomate. Muchas veces mi madre nos decía en la noche que no comeríamos y nos daba un vaso de leche. Para nosotros, la política quería decir comer o no comer. Y esto no es el caso para las clases dominantes.

Sarkozy, El Khomri, Valls… ¿Por qué elige citar el nombre de los culpables?

Edouard Louis: Al principio dudé. ¿Cómo escribir sus nombres en un libro de literatura? Uno piensa: “No se lo merecen”. Y luego pensé, “Si no es natural escribirlos, es lo que he de hacer; debo inventar una forma literaria que permita decir esos nombres, decir la verdad”. La literatura que me interesa es la que incluye en el campo literario lo que antes estaba excluido. De la misma manera que un hombre llamado Raskolnikov asesinó a una vieja en Crimen y castigo, los Xavier Bertrand, Manuel Valls o Miriam El Khomri [ministros de los últimos gobiernos de Francia que han recortado subsidios y aprobado leyes de “flexibiedouard louislización laboral”] han asesinado a un hombre en Quién mató a mi padre. Ya que más que “exclusión”, prefiero hablar de “persecución” de las clases populares. Cuando se es dominante, uno se puede excluir de la política, porque ésta casi no tiene efectos sobre Ud, salvo casos muy particulares. La política de estos últimos treinta años ha sido una política de persecución de los pobres. Y Macron amplifica este movimiento con un desdén de clase inigualado. Destruye cuerpos, destruye sueños, posibilidades de huir, para darles siempre a los más ricos. Como dice Dider Eribon [sociólogo francés], es un Robin Hood al revés. Yo afirmo: es un criminal. En este sentido, mi libro es también una polémica con la literatura: por qué actúa ésta como si la historia de nuestras vidas se desarrollara por fuera de la política, de las reformas, de las decisiones de los gobiernos?

Anuncios

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s